WebClass
SEL Chile
Didáctica
SelLodge
ELE

The Blog

9 enero, 2018 0 Broadband

Malestar Docente: Cómo manejar el estrés

Ya sea por problemas con alumnos, nuestros colegas, apoderados o una excesiva carga de trabajo, los educadores necesitamos desarrollar técnicas adecuadas para manejar estos inconvenientes. Cabe destacar que la atención con un especialista debe estar dentro de tus prioridades, sobre todo si notas que esta situación está afectando tu vida cotidiana.

Prevenir y manejar el estrés puede ayudarte a reducir el riesgo de tener problemas graves de salud, como enfermedades del corazón, presión arterial alta y depresión. Puedes prevenir o reducir el estrés al planear con anticipación o prepararte para eventos estresantes.

¿Cuáles son los beneficios de manejar el estrés?

  • Dormir mejor
  • Controlar tu peso
  • Enfermarte con menos frecuencia y recuperarte más pronto
  • Reducir el dolor de cuello y de espalda
  • Mejorar tu estado de ánimo
  • Llevarte mejor con la familia y los amigos

Puedes encontrar formas de manejar el estrés si:

· Te das cuenta de que te estás sintiendo estresado
· Te tomas el tiempo para relajarte
· Haces más actividad física y comes alimentos saludables
· Hablas de la situación con tu familia y amigos

¿Cuáles son las señales de que uno está estresado?

Cuando las personas están estresadas, se pueden sentir:

· Preocupadas
· Irritables
· Deprimidas
· Con problemas de concentración

El estrés también afecta al cuerpo, algunas señales físicas del estrés incluyen:

· Dolor de cabeza
· Dolor de espalda
· Problemas para dormir
· Malestar de estómago
· Aumento o pérdida de peso
· Músculos tensos
· Resfríos muy seguido o que son más graves

Estar preparado para una situación y estar en control de ella te hará sentir menos estrés. ¡Actúa!

Para enfrentar el estrés en profesores intenta:

1.- Mantener los problemas en perspectiva. Probablemente, esta es la estrategia más eficaz que podemos poner en práctica los profesores.

2.- Busca el lado cómico de las cosas. El sentido del humor es casi un pre requisito para el bienestar de cada profesor.

3.- Procura realizar técnicas de relajación después del trabajo. Busca espacios para hacer ejercicios de meditación. Esto ayudará a mejorar tu atención, potenciará el control sobre los procesos mentales, aumentará tu capacidad de controlar las emociones y te proveerá de relajación física.

4.- Realiza actividad física. Si la meditación no es lo tuyo, procura tener otro tipo de actividad después de la jornada escolar. Una buena alternativa es salir a caminar, ir al gimnasio, bailar, etc.

5.- Reconoce tus propias limitaciones. La personalidad influye en nuestro modo de implicarnos emocionalmente en diversas situaciones. Conócete a ti mismo y aprende a decir NO.

6.- Habla de tus problemas con otras personas, expresa tus sentimientos. El apoyo de tu entorno es decisivo para reducir el estrés.

7.- Planifica tus clases con tiempo y establece prioridades. El estrés responde muchas veces a una sobre carga de trabajo. Evalúa tus prioridades y, repetimos, aprende a decir NO.

8.- Lleva una vida personal equilibrada. Mantén una dieta sana, evita el café, alcohol y tabaco antes de dormir.

Busca ayuda si la necesitas. 

Si tu estrés no se va o si empeora, es posible que necesites ayuda. Con el tiempo, el estrés puede llevar a problemas graves de la salud como la depresión, la ansiedad o el trastorno de estrés postraumático (PTSD, por sus siglas en inglés).

Estos problemas médicos se pueden tratar con terapia (también llamada psicoterapia) o medicamentos. Si te sientes triste o desanimado, habla con tu doctor sobre la depresión. También, aquí puedes aprender más sobre la ansiedad.

 

Fuente:

“Antiestrés Para Profesores” de Chris Kyriacou, Editorial Octaedro, Barcelona – España

Healtfinder.gov

Sitio oficial sobre salud de los EEUU